El Camp Nou dejó de ser un fortín por el letargo del Barça

El Camp Nou dejó de ser un fortín por el letargo del Barça